Josh Sheehan

TALENTO AUSTRALIANO

Josh Sheehan - Rider Profile

Estadísticas clave

19won
13lost
All time head-to-heads won and lost
2
3
4
2nd1st3rd

Josh Sheenan se crió en una granja de la pequeña localidad australiana de Donnybrook y tuvo su primera moto a los 14 años. Como es habitual en esas edades, Josh se obsesionó con su montura y a los 16 años pasó de la categoría C a la A de los campeonatos australianos de MX. Un año después, empezó a practicar más y más FMX con sus compañeros y, a principios de 2007, el nativo del oeste de Australia se inscribió en su primera prueba de la especialidad. A pesar de que una caída le dejó fuera de combate, Josh supo que tenía lo necesario para hacerlo mejor en el futuro.

Una vez recuperado y con un nuevo repertorio de trucos, participó en el certamen Narrogin Revheads de ese mismo año, en el que logró la tercera posición final. La prueba definitiva de su talento, si es que era necesaria, llegó en 2008, cuando ganó la ronda AFMX de la competición Brisbane Super X, batiendo a riders de la talla de Kain Saul, Cam Sinclair y Levi Sherwood. Venció la prueba y se ganó al público asistente con el mayor Ruler Flip que jamás se ha visto en un evento oficial.

Tras esta sonada victoria, "Sheeny" fue escogido para formar parte de la gira de los Crusty Demons en Nueva Zelanda, pero una lesión sufrida mientras trabajaba le dejó fuera. Aun así, Josh seguía siendo un desconocido para la escena internacional del FMX, pese a completar ese mencionado Ruler Flip con una moto de 450 cc de cuatro tiempos, hazaña que nadie había logrado antes.

Hoy en día, Sheehan es uno de los mayores talentos que han salido recientemente de Australia. Y el público de Roma pudo comprobar de primera mano ese talento, ya que Josh se clasificó en octava posición del evento de la Ciudad Eterna de 2010, donde debutó en el Red Bull X-Fighters.

Tras lograr algunas impresionantes victorias en los eventos del certamen Night Of The Jumps, Josh también participó en el evento de Roma del Red Bull X-Fighters de 2011 como invitado y llegó por vez primera al podio. Esa tercera posición en el Stadio Olimpico le aseguró estar en Madrid, donde repitió resultado. Entonces, reapareció en el evento de Sídney, donde brilló al lograr una excelente victoria ante sus paisanos, con una batería de dobles backflips en cada ronda. Su triunfo en casa le aupó hasta la cuarta plaza de la clasificación general, en una temporada en la que solo participó en tres eventos.

2012 no empezó del todo mal para el australiano, quien por poco no llegó al podio de Dubái, donde terminó cuarto. De vuelta a casa, mientras preparaba nuevos trucos, Josh se lesionó y no pudo competir durante la mayor parte de la temporada. En septiembre, participó en 2 eventos del certamen Night Of The Jumps como medio para volver a la competición y prepararse de cara a Sídney.

Esta vez, las cosas no fueron tan bien como en 2011, pero terminó en tercera posición, sin estar del todo en forma y solo superado por los dos primeros clasificados del Red Bull X-Fighters 2012, Levi Sherwood y Tom Pagès. 

Sheehan empezó la temporada 2013 en Dubái, donde por poco no llegó al podio, en cuarta posición. De vuelta a casa, Josh se leisonó mientras preparaba nuevos trucos, y ya no pudo volver a montar en moto en todo lo que quedaba de temporada. En semptiembre, participó en dos eventos del certamen NIGHT of the JUMPs con los que pretendía volver al redil y coger forma de cara al evento del Red Bull X-Fighters de Sídney.

Sheehan no pudo repetir la victoria de 2012, pero su tercer puesto fue lo suficientemente impresionante como para tener confianza en sus futuras participaciones en cualquier evento.

La de 2014 fue la temporada del gran salto de este australiano de gran talento. Antes de que la temporada empezase, el piloto de Honda ya había participado en más de 50 eventos del colectivo Nitro Circus. Esa rutina, muy metida en la mente de Josh, de salir a pista incluso cuando las condiciones no eran propicias, le dio la herramienta para convertir sus participaciones en victorias. Sheehan fue segundo en México y se perdió el evento japonés de Osaka. Pese a todo, volvió al redil en la plaza de toros de Las Ventas más fuerte que nunca. La final entre él y Tom Pagès fue durísima, tanto que al final fue considerada la mejor ronda de la historia del campeonato.

La energía desplegada por el público de Madrid y absorbida por ambos riders, volvió a sentirse en la pista flotante de Múnich, aunque en esta ocasión fue Sheehan quien acabó logrando el triunfo y Pagès tuvo que volver a casa con algunos moratones. En el evento número 50 del Red Bull X-Fighters, en Sudáfrica, el que acabaría siendo campeón del mundo de ese mismo año, 2014, dominó ronda tras ronda con su irreal Backflip Doble, entre otros trucos. Al final de la prueba, Sheehan era el ganador, y el nuevo campeón del mundo.

2015 representó un año de mayor presión para Josh. Pese a estar preparado, no pudo empezar la temporada con buen pie, en México, lo que mermó sus posibilidades de revalidar la corona. Más tarde, el enfrentamiento entre el australiano y Tom Pagès, en el evento de Madrid, tampoco le fue favorable, a pesar de completar una ronda para enmarcar. Saliendo de Las Ventas, el australiano tenía un quinto lugar en su haber, resultado poco alentador para lo que estaba acostumbrado.

Nuevamente en Pretoria, Sheeny esperaba volver a ganar, pero ni tan siquiera pudo llegar al podio, al acabar 4º. Aún teniendo opciones nimias de revalidar el título, Josh fue a la última prueba, en Abu Dabi, a darlo todo, y logró el mejor resultado de la temporada, un tercer puesto, que le dejó en cuarta posición final de la general.

Llegados en 2016 al evento de Madrid, Sheehan volvió a salir a por todas, como es costumbre en él. En una prueba muy relida, el australiano acabó tercero, al no verse capaz de aguantar el empuje de Moore y Pagès. Pero ello no desmerece para nada su total entrega.

Este tipo capaz de dar muchas vueltas en el aire sin caerse cómo volver a ser bien recibido por los fans españoles de cómo volver a ser bien recibido por los fans españoles de Madrid, como siempre ha sido. Josh siempre ha sido un piloto duro de roer, con su repertorio casi irreal de combinaciones y un estilo extremadamente depurado en su truco estrella, el doble backflip. Por tanto, podremos esperar que el piloto de Honda salga darlo todo en la prueba más importante del año coma en la que incluso podría llegar al podio, como hizo en 2016.